ECDL: Men’s Milan Fashion Week

Milano se aggiorna sin vergüenza a los nuevos tiempos de la elegancia masculina donde lo casual gana cada día más adeptos y la formalidad estricta pierde terreno.
Los aires sartorialist se renuevan, relajando las siluetas y dando volumen a pantalones y prendas de abrigo mientras que las prendas deportivas adoptan acentos de la tradición y elegancia italiana en materiales y combinaciones más relajadas.
La Bohemia vintage se escurre entre las tendencias más destacables con reminiscencias retro pero en una versión más divertida.

Siguiendo el auge, un ya indispensable, de la apariencia única preferida por Milenials y no tanto, el encastre de piezas dentro de una misma tipología es un excelente recurso a la hora de renovar el repertorio de camisas, prendas de abrigo y hasta pantalones.
Marni, en una versión más smart, recompone prendas superiores como camisas, otras tejidas y hasta gruesos abrigos en piel donde las rayas y discordantes estampas se encuentran, los pelajes se acomodan y la intarsia gana terreno.
Ports 1961 y Cedric Charlier, con impecables juegos de rayas, reacomoda la estricta camisa convirtiendo al patwork en un elegante recurso aliado.
Miaoran, Etro y Missoni hacen de las suyas siguiendo la fuerte tendencia en alegres y nobles tartanes, mientras que Dolce & Gabbana adorna frondosos e inflados abrigos.

Lejos de una versión uniformizada y relajada, occidente gana esta temporada con renovada tradición sobre la eficiente ola oriental donde la ausencia de color y la funcionalidad privaban._
Desde pordioseros decimonónicos, hasta siluetas y recursos del grunge el drama gana la calle donde los contrastes se potencian y resucitan en nuevas y aparatosas siluetas, eso si, siempre en capas.
Épicas son las superposiciones de Etro, llevando el romance en cada prenda con fuertes contrastes de estampas.
Las siluetas frondosas y apiladas prendas sobre prenda son una de las principales características de esta temporada aplicando la cuota justa de drama.
Los sweaters XXL de Carlo Volpi y Armani se bajan de la cadera y se amenizan con fuertes contrastes en tejidos y de clara influencia sport.

Paletas perfectas cargadas de tonalidades tierras junto a acentos en azul y cítricos nos trasladan al París del 69 y la renovada bohemia propuesta por Prada y Missoni.

Categoria: CAT WALK