Un paseo por Italia

El frío nos hace soñar con lugares más cálidos, paseos y tragos refrescantes. Invitamos a Ramiro Colinet, conocedor de paisajes increíbles, a que nos lleve a los rincones más lindos de Italia. Él vive el uruguayan dream y pueden seguirlo en instagram para desconectarse cada tanto de la rutina.

Un paseo por Italia, por Ramiro Colinet.
ROMA
Es mi tercera vez en la ciudad de Roma y llego con la idea de visitar un par de cosas puntuales, fuera del circuito turístico.
Me hospedo en el hotel de Russie, diseñado por Tommaso Ziffer, después de 14 horas de vuelo nada mejor que un aperitivo en el jardín para reponer energía y comenzar.
Cenar en NiNo un plato de malfatti con trufas negras es la mejor bienvenida a la tierra del buen comer, y si es posible una panna frangoline e meringa en el Convivio Troiani.
No soy fanático de las compras, pero si me gusta comprar algunos productos en su país de origen.
Para los que disfrutan oler bien, ir a Aqua di Parma, pegado a las escaleras de Piazza Spagna, mi opción es Mandorlo di Sicilia, y si tenes tiempo y sos hombre hacerte una sección de Barbería con el napolitano Dante.
Disfruto mucho ver los espacios que usualmente están atestados de turistas molestos, la única forma de verlos en calma y en silencio, es madrugar.
Visitar el MAXXI (museo nacional del arte del siglo XXI) para los amantes de la arquitectura es una cita obligada, obra de Zaha Hadid.
El barrio de EUR (Exposición Universal de Roma) realizado en 1935 por Benito Mussolini, es una postal de la italia de ese periodo. edificios monumentales, orden y perfección.
________

NÁPOLES

Muchos catalogan a esta ciudad como “peligrosa” o “sucia”, para mí es auténtica y adrenalina constante.
Ahí nació la pizza! Y es imposible no pasar por Da Michelle, donde solo hay dos variedades Marguetita o Marinada.
El museo MADRE, atesora lo mejor del arte contemporáneo, Koons, Kapoor, Pistoletto entre otros.
Para ver la magnificencia de esta ciudad, nada mejor que visitar el Palacio Real de Nápoles.
______

COSTA AMALFITANA

Se extiende desde Sorrento hasta Salerno, pequeños pueblos incrustados en la montaña y bañados por el mar Tirreno.
Al llegar a Positano se respira la “dolce vita”, callecitas estrechas y pintorescas que desembocan en el Duomo y la playa.
Hospedarse en Le Sirenuse, degustar un plato de pasta con mariscos, un aperitivo en sus terrazas y no pedir nada más en la vida.
Amalfi es el pueblo más grande dentro de la costa, con su imponente Duomo, le da la espalda a Atrani, otro pueblo más pequeño pero más lindo en su topografía. En el hotel Santa Caterina se puede ver el atardecer con un Spritz haciéndote compañía, sin olvidar observar sus pisos que son realizados en azulejos pintados a mano.
También probar una “delizia al limone” típico de esa región, en la pastelería Pansa
Para disfrutar un día de playa ir hasta el Fiordo di Furore y a quienes les gusta una increíble puesta de sol, ir hasta Ravello, puntualmente a la Villa Cimbrone.

↑ Colaboración de Ramiro Colinet

Categoria: TRAVEL