Luces, Cámara, Deco.

El cine nos hace soñar con lo que nos gustaría ser. Y también con cómo nos gustaría que fuese nuestro dormitorio, nuestro living, nuestro jardín. A veces nos cuesta experimentar, pero cuando vemos que quedan bien en la gran pantalla es más fácil animarnos a probar. La imagen de tu casa dice mucho sobre vos, dice más que cualquier retrato. Los tiempos cinematográficos son bastante acotados y los espacios que se muestran son una gran herramienta para describir un personaje, para conocer al protagonista. Los indiscutibles íconos del cine son expertos dominando colores, formas y texturas.

Te dejamos algunas ideas para que vos y tu casa salgan ganando.

Wes Anderson siempre nos enseña algo sobre diseño y arquitectura, en todas sus películas. Los largometrajes suelen ser nostálgicos e intimistas y el norteamericano cuida todos los detalles ya que la escenografía es utilizada como una de las principales herramientas narrativas. Hasta los carteles son elegidos de forma minuciosa.

La decoración y la escenografía son su marca registrada, y uno de sus trabajos más vistosos es The Grand Hotel Budapest: colores, decorados impresionantes, muebles de época. Cada elemento utilizado fue especialmente diseñado para la película, y la vestuarista de la misma (Milena Canonero) ganó un Oscar gracias a su impecable trabajo. The Royal Tenembaums, también tiene una inconfundible estética, característica de Anderson. Su estética es un tanto más hipster, con osados elementos vintage. Otra de nuestras elegidas es Moonrise Kingdom; en esta película se juega mucho con los colores, predominan los tonos cálidos (sobre todo el amarillo) y los elementos prismáticos que generan identidad propia, aunque a veces recure a los azules cuando quienes están en escena no son los protagonistas. Una paleta de colores muy interesante.

Kubrik es otro de los directores cinematográficos que no necesita presentación, muy pocos han sido tan influyentes como el. Sus obras son visualmente perfectas y para muchos fue el mejor diseñador de interiores de la historia del cine. Fue creador de momentos cinematográficos que han dejado un sello permanente en el público.

La naranja mecánica, es una película que nos seduce estéticamente como ninguna. Está ambientada en un futuro hipotético. La escenografía es colorida, psicodélica y completamente vanguardista. Nos remite un poco a los años sesenta con sus estampados. En Space Oddisey vemos plasmadas grandes creaciones interiores y exteriores, ideas plásticas impecables que ni sus propios creadores vieron con claridad su importancia en ese momento. Pero The Shining, escrita originalmente por Stephen King, es una obra maestra y por eso es de nuestras elegidas. Fue llevada a la gran pantalla en 1980 con varios cambios por parte de Kubrick. Agregó y modificó escenas, pero fue un éxito. La decoración, la utilería y la paleta de color utilizada en el largometraje son protagonistas: son los hilos conductores de las escenas.

La estética que rodea el arte de Pedro Almodóvar es inconfundible. Dicen que ver una película de el es “como ir al museo”, es creativo y tiene una visión artística muy personal y moderna. Como director inspira varias de sus escenas en las creaciones de otros artistas, por eso en sus películas podemos encontrar referencias a famosos pintores.

Según el mismo Almodóvar, Los Abrazos Rotos es su “propia historia de amor con el cine”. La puesta en escena y la estética son extraordinarias y la historia es de cinéfilos para cinéfilos. La Piel Que Habito es otra icónica e imperdible obra de Almodóvar. El director explora estéticos oscuros, hermosos e inquietantes en esta película, y utiliza referencias tanto literarias como artísticas. Es un juego impresionante de obras ya escritas.

Greenaway es un creativo cinematográfico único que utiliza la pintura Barroca, Flamenca y Renacentista en sus obras, es lo que lo hace inconfundible. La iluminación y la composición son ejes tan fuertes para este director como la arquitectura y el mobiliario.

El es uno de los directores contemporáneos más destacados en experimentación cinematográfica. Sus escenas son muy ricas ya que nos transportan directamente a lo gráfico.

Seguramente hayan pocos directores, pocos artistas, que estén a la altura de David Lynch. Es fiel a sí mismo, y esa lealtad siempre está antes que la idea de complacer al púbico: “Las ideas dictan todo, tienes que ser fiel a eso, o estás muerto” dice Lynch.

Es considerado por el mundo entero como uno de los directores de cine contemporáneo más importante. Sus películas son singulares gracias a su particular visión, llegan a confrontar a los espectadores. Además de los largometrajes, sus piezas de arte son cotizadas y vemos una mezcla de expresionismo y arte más naif en todas sus obras.

Categoria: DISEñO&DECO