Milan Fashion Week

Las  semanas de la moda son un verdadera fiesta para la industria de la moda, donde se muestra al mercado y a los medios de comunicación el trabajo intenso de los meses anteriores. Cada director creativo de las marcas o “maisons” plasma su creatividad e inspiración en paletas de colores, siluetas, formas y texturas para crear piezas únicas capaces de embellecer a la mujer contemporánea. 

Milán es la tercera y penúltima capital de la moda entre las “BIG FOUR”, como se las conoce; New York, Londres, Milán y París, en ese orden respectivamente. #MFW dio comienzo a sus pasarelas el pasado miércoles 21 de setiembre. Las calles milanesas se llenaron de la prensa del ambiente, fashionistas, editoras, bloggers, compradores e invitados de las diferentes casas para asistir a sus presentaciones. Made in IT es sinónimo de materias primas de calidad, mano de obra especializada y productos sofisticados y de lujo. En estos últimos años ha sufrido una pérdida importante en la industria por la crisis que ha vivido el país, y la necesidad de que vuelva a su auge es inminente, aunque en esta temporada SS17 no están tan alineados a la tendencia del “see now, buy now” visto en #New York  y #Londres. Francois Henri-Pinault, CEO de Kering, el grupo propietario de marcas de lujo como Gucci, Saint Laurent, Alexander McQueen, Balenciaga, Stella McCartney, Bottega Veneta, entre otras, ha expresado que a las marcas del conglomerado no les afecta.”Necesitan tiempo para que sus artesanos hagan las mejores piezas” expresó públicamente – la otra cara de la moneda de estos tiempos que corren-.

Todas las miradas estaban puestas en el primer día: Gucci por el director creativo Alessandro Michele presentaba su colección spring/summer 17. En el street style ya se percibía que era uno de los shows más esperados de la temporada. Característico de cada semana y cada uno con su impronta, Gucci invadió los mejores outfits con sus particulares prendas, ya satisfaciendo las expectativas. Se dice que Milan vive una gran ola Gucciana, pero sabemos que #MFW tiene mucho más para dar. Grandes marcas están en su calendario y toda la atención está puesta en esta ciudad para conocer lo que se viene en el ready-to-wear ss17. Nosotros elegimos algunas de las tantas que nos inspiran.

Emilio Pucci al mando creativo de Massimo Giorgetti trae estos estampados gráficos con colores vibrantes, muy poperos. Una colección muy “see now, buy now” futurista y lúdica.

El fuerte de la marca Emilio Pucci siempre han sido las estampas, reconocidas en el mercado por sus patrones psicodélicos de referencia 1960. Pero para esta temporada -la tercera para Giorgetti- trajeron en el lugar de tantas impresiones vestidos lisos, en bloques y super coloridos. Del clásico negro y blanco a los más calientes de la temporada, como el amarillo, resaltando cualquier piel bronceada. Estampas curvilíneas y grabados en trajes de baño, vestidos largos fluidos, algo de formas tribales y paillettes. El flúo en amarillo y naranja volvió, cerrando la pasarela con superposiciones. El “total look” formó parte mostrando un vestido, bolso de mano y botines en la misma impresión.

La propuesta parece ser simple y práctica.

Karl Lagerfeld, director creativo de larga data en Fendi, junto a Silvia Venturini Fendi nos brindaron su mirada Rococó para el verano 2017.

Inspirados por mujeres como María Antonieta y trasladándose a una silueta muy contemporánea y juvenil de muñeca inyectada por el particular glamour de Antonieta. Parece que Karl sabe entender muy bien qué queremos usar, desde el comeback de los broches lúdicos en los cabellos hasta las strap bags de correa removibles adornadas con detalles llamativos y coloridos. La innovación se destacó en los zapatos, una especie de mutación entre zapatillas con taco y a la vez medias. Deportivo pero con un toque de excentricidad.

Túnicas con bolsillos y faldas atadas como delantales, el peplum dado por los maxi bolsillos, blusas y chaquetas con mangas abultadas decoradas con flores fil Coupè en color oro , rosa, naranja y borgoña, remiten a los jardines de París y a los tapices franceses de siglos pasados.

Citando a Suzy Menkes ” desprendían una verdadera sensación de rock en el rococó. Seguramente María Antonieta hubiese sido su clienta”.

Gucci desfiló temprano a la mañana en el primer día del calendario ready-to-wear y nos dejó embelesados con la atmósfera creada. Bajo una luz rosa Barbie jugando a tono con un cuarto de millón de lentejuelas espejadas anunciadas en su instagram, que decoraban las paredes del recinto y los sillones de terciopelo rosa, creó una atmósfera de ensueño y deseo. Una vieja estación de tren abandonado fue reciclada por la marca. La escenografía es una parte importante de cualquier buen show, completando un todo y llegando al espectador de una forma sensorial. De más está decir que Gucci lo entiende muy bien.

Alessandro Michele, que está hace nada más que un año y medio, demuestra que sus diseños vienen del alma y de la pasión que siente por lo que lo rodea. En esta ocasión presentó otra nueva dosis de su estética tan personal, capaz de evadir referencias estéticas y crear un nuevo universo donde lo que dicta es la opulencia, el maximalismo y el transgénero aunque es visible que ha incluido looks más sencillos adelantándose a lo que se vendrá, porque hay que renovarse para no caer al valle.

“Magic Lanterns” es el nombre que le dio a esta colección. En total los 75 looks desfilaron sobre una alfombra a rayas verde y roja (colores de la marca) con dos líneas de estrellas en los laterales creando el camino de la pasarela. En el backstage contó que la idea para el verano 2017 fue crear un pop sofisticado pero siguiendo la historia que viene de los desfiles anteriores, inspirándose desde el bling bling de Elton, su paso por Hollywood, visitas frecuentes a Chateau Marmont, Los Ángeles, Venecia del Renacimiento hasta Asia con sus animales mitológicos.

Definir referencias que expliquen su inspiración o el hilo conductor es imposible. En las pasarela convivieron vintage, romántico, deportivo, inspiración en tela de los años 40, pantalones acampanados, hombreras, camperas de jean tie dye con pinchos al mejor estilo punk, sombreros napoleónicos, impresión de la flor de cerezo, textiles como sedas, gasa, paillette y látex, bordados y tachas. Otro de los outfits, un vestido azul Klein con un hombro afuera y volados, fue una de sus creaciones más depuradas, anunciando un nuevo camino pero que no dejó de tener la fuerte impronta Gucci/Michele. En un vestido color naranja con flores bordadas se podía leer una leyenda en el cinturón:”Cemetery” (cementerio); el arte de combinar la muerte y el amor sin caer en lo oscuro. Palabras bordadas, “Loved”, “Future”, “XXV”, “Modern Future”, “Blind for Love” son sus temas. Entre los complementos se destacan, además de sus hits, sombreros y lentes de sol.

El casting, pieza fundamental en los desfiles de la marca, siempre muestra nuevas caras. La responsable de la propuesta es Bárbara Nicoli – @barbaranicolicasting, que trabajó ya en temporadas pasadas. Cada modelo representa por sí mismo una historia particular y única, y todos los estilos encuentran su espacio en el mundo creativo de Michele.

En el beauty y make-up, otra de sus insignias siempre muy cuidadas, se destacaron las cejas de colores pastel, muy suaves y frescas para el verano. Paul Hanlon fue el responsable de crear estos peinados con referencias de las más variadas épocas.

Para el soundtrack del desfile invitó a su musa Florence Welch de la banda Florence and the Machine. Se oía la música de Steve Mackey, una pista sobre la que ella leía “Songs of Innocence and Experience” del poeta Inglés William Blake.

Interesado siempre en lo artístico, creó estampas junto a la ilustradora Jayde Fish y ella fue la responsable del Instagram Stories de la marca durante el backstage.

Lejos está Alessandro de crear para satisfacer la tendencia del “see now, buy now”: las prendas no fueron el eje de atención, la propuesta fue mucho más rica e interesante. Es un artista seguro de sí mismo, de su visión y pasión, de su lenguaje,sin rendirse a lo mecánico. El éxito en sus ventas responde a lo genuino de sus creaciones, vende emoción. Si no viste el desfile, buscálo en el streaming porque vale la pena mirarlo.

“Fashion is the most beautiful illusion you can have” Alessandro Michele

El destaque y la gran ovación del segundo día del calendario se la llevó toda PRADA, por la directora creativa de larga data, Miuccia Prada.

El pasado presente de Parda es todo elegancia. Reinventarse era lo que estaba necesitando esta marca italian consagrada. Después de de haber tenido un momento de caídas importantes de ventas, pareciera que esta colección la va a hacer resurgir. El público presente así lo demostró aplaudiendo calorosamente el espectáculo brindado y la fuerza y la originalidad de Miuccia.

La cita se dio en el set de la marca de estilo industrial con una pasarela con cuesta creado por AMO. Donde 12 pantallas instaladas por el estudio New York design 2×4 proyectaron fragmentos de su colaboración con el cineasta nominado a varios Oscar, David O.Russell (Silver Linings Playbook(2012), American Hustle (2013) and Joy (2015). El cortometraje se titula “Past Forward” que será estrenado por completo en la ciudad de Los Ángeles en noviembre. El corto trata de la historia cotidiana de las mujeres en silencio ya que la banda sonora de la pasarela estuvo a cargo

La colección spring/summer 2017 se centró en la mujer del aquí y ahora, adaptándose a los nuevos paradigmas. Moderna, fresca y urbana.

Estuvo compuesta por blusas de estampado geométrico cuadros y rayas y margaritas, paleta de colores entre negro, gris, mostaza, marrón, rosa, nude, amarillo, naranja y azul claro, faldas con cortes profundo pero sesgado, pantalones de pijama.. La sexualidad en Prada está reflejada de manera muy sutil, al mejor estilo pin-ups de dos piezas con plumas de marabú en el escote combinado por debajo una camisa y piernas al aire. De la misma forma que los top-bra se llevan sobre la camisería de corte masculino. Las plumas fueron las sobresalientes en casi toda la colección como complementos de terminaciones. Aunque también tuvieron su protagonismo los detalles en velcro y los bordados muy delicados con paillettes iridiscentes. Estilismos muy logrados, destacándose los ajustes sutiles de la silueta. Chaquetas y blazers jacquard amarrados con cintos a la cintura normalmente en tonos discordantes. Nos hizo recordar a la editora de la revista Vogue Paris, Emmanuelle Alt en street styles de temporadas pasadas.

Los bolsos casi todos de formato clutchs y planos y zapatos planos o de estilo Mary-Jane en tartán rojo o verde, plataformas con piel y sandalias de plástico decoradas con flores sobresaliendo.

“The collection is very simple made of garments of a modern elegance based on today”, Miuccia Prada.

En este año con los Juegos Olímpicos se vio un auge en la ropa deportiva o streetwear tanto en colecciones como en street styles y editoriales. Lo deportivo está siendo protagonista, es el presente y el futuro de la moda. La comodidad va ganando y reinará por algunas temporadas más. Donatella no es ajena a esto, ella misma anunciaba en el backstage de Versace que “la ropa deportiva es el futuro de la moda”. De ella siempre se esperan desfiles extravagantes, pero sorprendieron los cambios en esta temporada: su colección celebra la libertad y la fuerza de las mujeres. Libertad para ser sexy y femenina con un super chic sporty. Casi nada de brillos y encajes. Parkas y trajes a medida se alternaban con vestidos drapeados, minifaldas, vestidos cortos y ajustados. También encontramos telas deportivas, jersey de seda, nylon y malla de cristal y pliegues y paneles en colores azul, verde y púrpura hacían de esta colección el ideal para mujeres en movimiento. Sandalias deportivas de neopreno al mejor estilo Teva pero Versace y zapatos de taco y plataforma completaron los looks.

Pat McGrath fue la responsable del make up creando algo muy natural y refinado, mientras que Guido Palau eligió raya al medio, rectos y ultra lacios para el pelo.

La pasarela la abrió la esbelta Edie Campbell y le siguió un casting de lo más top y VIP. La hipnótica pasada de Naomi Campbell, las Insta Models Sis: Gigi y Bella Hadid, Mica Arganaraz, las diosas brasileñas Adriana Lima y Carol Trentini, seguidas por Stella Maxwell, Irina Shayk, Anna Ewers, Hanne Gaby Odiele y muchas más. En el front row estaba la flamante embajadora del deporte, la tenista Serena Williams, amiga íntima de Donatella.

Todas mostrando la fuerza de la mujer, quizás de regreso a los 80’s, pero con detalles más sporty y más sexies.

 

*por Gaby Sommer 

Categoria: CAT WALK,PASARELA