Shoe Talent: el proceso

Foto por Simone Coitiño.

“Me voy a sentir realizado cuando pueda expresarme plenamente a través de las piezas que genere a lo largo de mi vida” dijo una vez el diseñador Juan González, de 22 años. Joven, creativo, con gran potencial e ideas con un sustento conceptual admirable, es uno de los tres finalistas de Shoe Talent, el concurso de calzado de Stadium.

Estudia Diseño de Indumenataria en el Centro de Diseño y Producción y Comunicación de Moda en Integra Escuela Pablo Giménez, y apuesta a conjugar los conocimientos para seguir creciendo. A dos semanas de la final del certamen, Mondesign Blog le hizo una nota.

 

-¿Por qué decidiste anotarte en el concurso Shoe Talent?

-Fue como una mezcla, por un lado quería aprender a hacer un zapato, me interesa la experiencia, y por otro lado me gusta mucho el premio.

-¿Alguna vez habías diseñado zapatos?

-No, nunca. Tengo una materia en el Centro de Diseño, Accesorios, que me está ayudando a conocer otras cosas, pero nunca viví el proceso de creación de un zapato.

-¿Cómo es conjugar los conocimientos de diseñador y de productor de moda?

-El desafío en general no es solo de diseño, tuvimos que componer también una pieza gráfica, ya no divido conocimientos y las dos carreras me nutren. La única certeza, la única calma que tengo, es que sé que me estoy preparando para algo y me siento cómodo y seguro con eso. A veces no se llega, ya sea por tema tiempos o capacidades, de llegar exactamente a lo que quiero, pero sí se que estoy preparado.

-¿Te ves ganando el concurso?

-No sé, no me tengo mucha confianza y no solo por este desafío. Además las chicas están haciendo cosas que están demás, los prototipos que vi están muy interesantes. Somos los tres muy distintos y los tres proponemos cosas distintas, entonces siento que la decisión va a ser fácil porque los modelos no se confunden entre sí. A su vez los modelos son bastante increíbles así que es complejo estar a ese nivel.

-¿Cómo te estás preparando para el próximo desafío? No debe resultar sencillo crear para una persona en específico.

-Cuando veo que es complejo, parto desde un lugar más conceptual, así que empecé a laburar desde un lugar conceptual y encontré materiales y elementos interesantes y a partir de ahí me siento cómodo con lo que está resultando por ahora. Por ese lado estoy tranquilo. Traté de investigar un poco el personaje, la persona, la situación de uso y la premisa, y en base a eso encontré varios conceptos que me gustan.

-Respecto a la experiencia específica de creación de zapatos, ¿te ves haciéndolo en el futuro?

-Me parece increíble. Yo no suelo pensar en prendas, suelo pensar en la persona lo cual implica un estilismo, accesorios, todo, por lo tanto me parece interesante formarme desde ese lado también. Muchas veces la persona que me imagino puede estar hasta desnuda, usando solamente zapatos por ejemplo, entonces me gustaría saber hacerle esos zapatos a esa persona que yo me estoy imaginando. Siento que aplica a todo: me gustaría aprender maquillaje, pelo, porque todos esos detalles forman parte del personaje.

-¿Te está resultando difícil confeccionar los zapatos en Uruguay? Encontrar a alguien dispuesto a llevar a cabo tus ideas?

-Es súper complejo. Primero porque la premisa establece que tiene que ser vegano y el noventa porciento de los talleres uruguayos trabajan con cuero. Segundo porque son prototipos únicos, no se van a producir en masa, entonces que un taller agarre ese trabajo no es tarea fácil. Es caro, por lo tanto a veces directamente no lo hacen porque no les sirve parar su producción para dedicarse a eso. Es bastante complejo, no tanto por la morfología que estoy diseñando que es bastante simple – aunque llevó unos días conseguir la horma -.Es sin dudas mucho más complicado que hacer una prenda.

-Pero toda esa búsqueda te nutre, te sigue formando.

-Obvio, es parte de la experiencia. Sentir la presión de no estar encontrando algo, tener que generarlo vos y ver cómo lograrlo. Yo hasta ahora no me rendí, me propuse un modelo de zapatos y voy a ver qué pasa cuando me entreguen el prototipo la semana próxima. Quiero llegar como sea a lo que me imaginé.

-¿Qué se siente tener un jurado, estar directamente en contacto con el? ¿Te gustan o te incomodan las devoluciones?

-A mí me encantan las devoluciones. Siempre. De cualquier persona, de cualquier trabajo, me parece que siempre está bueno escuchar cómo está reaccionando el otro a lo que yo estoy creando, es de las cosas más lindas que tiene diseñar. Desde el momento que genero un concepto y trato de crear un producto a partir del concepto, es todo bastante justificable. Me voy manejando en relación a lo que yo considero coherente, pero me nutre escuchar críticas y si son constructivas, mejor.

-Ya que tus diseños son bastante conceptuales y personales, ¿cómo hacés para conjugar lo que a vos te gusta con la particularidad, en al caso de Shoe Talent, de tener que crear un producto comercializable?

-Eso es algo que el desafío en sí tiene de complejo. La comercialidad es un elemento que yo trato de no manejar y no meterme porque en esta etapa de mi vida estoy experimentando, investigando cosas, estudiando, y no quiero involucrarme con lo que está estipulado para ser comercializable. Con eso estoy teniendo dificultades pero repito, es parte del desafío y es algo que estoy tratando de manejar, llegar a un punto medio entre lo que yo quiero y lo que se supone que debería querer.

¡Muchas gracias de parte de todo el equipo de Mondesign Blog! ¡Éxitos, Juan!

 

Categoria: TENDENCIAS