Soft Pop

Soft Pop es un mix de colores y texturas inesperadas. La sutil introducción de elementos y materiales es rebelde y divertida, dejando de lado los estereotipos. La iconografía teen, como los emojis, mantiene un lenguaje inclusivo.

Objetos y prendas sensibles y divertidas incluyen el uso de la tecnología disponible y añaden sentimiento. La suavidad y el confort son consideraciones centrales a tener en cuenta en el mundo del diseño.

Seriedad Minimal vs. Diversión Teenager.

Para ella.

Los colores pasteles -entre ellos, los elegidos por Pantone para el 2016- aparecen en bloques de color o estampados, mezclados con otros tonos y colores neutros.
Vestidos estilo camisole, remeras polo XXL, faldas tableadas, terciopelo, peluche y algodón suave conforman el armario esta temporada.
Infaltable la joyería de plástico y acrílico, las visceras y el maquillaje 80s en tonos suaves. Un must: los lentes espejados, siguen vigentes.

Para él.

Una breve reminiscencia a los años 50, con una actitud refinada y divertida se hace presente en prendas de tonos suaves y veraniegos con estampados y leyendas kitsch o de inspiración pop: logos de Coca Cola, Las Vegas y más.
Infaltables las camisas de corte recto, remeras polo de cuello levantado y shorts de estilo deportivo. Un must: los jeans super slim.

Para la casa.

Suavidad y confort son los conceptos más fuertes que acompañan materiales y formas en muebles y decoración.
Lo kitsch se vuelve “intelectual” y jugado a la vez mientras convive con (y en) espacios minimal relajados que ofician de lienzo.
Inspirate: en la filmografía de Wes Anderson.